Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies

¿Deseas recibir notificaciones?

No te pierdas ningún resultado ni noticias de tus juegos favoritos.


De ganar la lotería a convertirse en actor

Nacho Guerreros, más conocido como Coque en La que se avecina, logró gran parte de su fama gracias al premio gordo que les tocó a sus padres en el año 2002.


Foto del autor @danielmv,

Nacho Guerreros, uno de los protagonistas de \'La que se avecina\'. Foto: Los40.
Nacho Guerreros, uno de los protagonistas de \'La que se avecina\'. Foto: Los40.

Seguramente lo hayas visto en alguna ocasión en la pantalla pequeña, en la popular serie ‘La que se avecina’. Su nombre artístico es Coque Calatrava, pero en su DNI aparece el nombre de Nacho Guerreros, un actor nacido en Calahorra (La Rioja) y que se convirtió gracias a la Lotería de Navidad en una de las caras más reconocidas de la televisión en España.

Fue en el año 2002, cuando este joven riojano se encontraba trabajando en un bar de copas de Madrid. La mañana del día 22, cuando aún se encontraba durmiendo, Guerreros recibió un mensaje en el buzón de voz de su prima en el que le anunciaba la mejor noticia que puede recibir uno el día del sorteo. A sus padres les había tocado el Gordo de Navidad.

El premio supuso un antes y un después en la carrera de Nacho Guerreros, según cuenta en el diario El País: "Si mi padre no me hubiera prestado el dinero, yo no habría podido hacer la función. Para mí fue fundamental esa lotería".

La función a la que el actor español hace referencia es ‘Bent’, una obra de teatro que fue el pistoletazo de salida de la carrera profesional de Guerreros. 15 años más tarde de que la suerte llamara a su puerta, ‘Coque’ es una de las caras más reconocidas de la serie española ‘La que se avecina’, y pese a que ya fue tocado con la varita del Gordo reconoce que la tradición familiar de jugar la lotería “nunca se pierde”.

Comentarios