Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies

¿Deseas recibir notificaciones?

No te pierdas ningún resultado ni noticias de tus juegos favoritos.


Gana 450 millones de euros y exige permanecer en el anonimato

En Estados Unidos la ley establece que los datos de cualquier persona que gane la lotería son públicos para cualquiera que los quiera consultar.


Foto del autor @danielmv,

Gana 450 millones de euros y exige permanecer en el anonimato
Gana 450 millones de euros y exige permanecer en el anonimato

La imagen aquí en España es de sobra conocida. Sale el Gordo de Navidad y los más agraciados se tiran a la calle botella de champán en mano celebrando su buena suerte. Las cámaras graban a los nuevos millonarios y ellos no tienen ningún reparo en presumir de tan inmensa alegría. Luego está la otra cara de la moneda, la de otros muchos españoles a los que también les tocó la lotería y permanecieron en el anonimato, ajenos a las cámaras y evitando airear su fortuna.

Pero en Estados Unidos la cosa cambia. Ya que, según la ley, los datos de cualquier persona que gane la lotería en suelo americano pueden ser públicos en el momento en que alguien los solicite. Esto es, su nombre, el premio que ha ganado y hasta el lugar de residencia del premiado.

¿Y qué pasa si una persona quiere permanecer en el anonimato? Es lo que ha pasado en New Hampshire, donde Jane Done ha puesto el grito en el cielo tras ganar 453,3 millones de euros en la lotería Powerball. Según varios medios estadounidenses, la agraciada cometió el error de firmar el boleto premiado por detrás. Ahora ha presentado una queja al Tribunal Superior de Hillsborough en Nashua, alegando que ella firmó el dorso del boleto porque pensó que estaba obligada a hacerlo.

El abogado de premiada comunicó a los medios que "ella deseaba continuar su vida normal, con su trabajo, y con la libertad de entrar a una tienda o asistir a eventos públicos sin que se la reconozca", mientras que la respuesta de las autoridades ha sido es que si alguien presenta una solicitud para saber quién ha sido el ganador, se verán obligados a dar esa información.

¿Cómo terminará esta historia de anonimato frustrado?

Comentarios