Euromillones

El mayor ataque a la Lotería: diez años escogiendo los números ganadores

Eddie Tipton logró burlar el sistema de la Hot Lotto de Iowa para embolsarse un buen puñado de millones durante una década.


Foto del autor @danielmv,
Eddie Tipton, el protagonista de uno de los mayores fraudes de la lotería estadounidense. Foto: Calvinayre.
Eddie Tipton, el protagonista de uno de los mayores fraudes de la lotería estadounidense. Foto: Calvinayre.

Fue denominado por algunos medios como "el empollón de los juegos". Y no es para menos, ya que Eddie Tipton, un habitante de Iowa, logró burlar la seguridad del sistema de Loterías donde trabajaba, lo que le permitía adivinar una y otra vez los números que saldrían ganadores. Este estadounidense había descubierto la gallina de los huevos de oro.

Lo curioso de esta historia es que nuestro progatonista no quiso lucrarse (en exceso) con este sistema, sino que fueron familiares, amigos y conocidos los que aprovecharon las dotes de este estadounidense para convertirse en millonarios, mientras él se llevaba una pequeña comisión por las molestias.

Su primer golpe tuvo lugar en el año 2005, y fue su hermano Tommy el que jugó los números que Eddie le pidió: "Juégalos todos". Y así lo hizo, obteniendo un premio de medio millón de dólares. Amigos de Facebook, ligues, conocidos... Todos obtuvieron un gran pellizgo gentileza de Eddie Tipton, que en toda una década de fraudes tan solo se lucró con 350.000 dólares.

Y decimos tan solo porque su mayor golpe tuvo lugar en Navidad del año 2010, cuando Tipton aprovechó sus dotes informáticas para saltar la banca de la Hot Lotto de Iowa, que aquella semana repartía nada menos que 16 millones de dólares. Y, como no podía ser de otra forma, hubo un acertante que marcó el 3, el 12, el 16, el 26, el 33 y como reintegro el 11... Pero nunca llegó a cobrar el dinero.

Un año y medio después, y a través de una grabación del establecimiento que vendió aquel boleto, se descubrió que la persona que jugó aquel día fue ni más ni menos que Eddie Tipton. Varios meses después se descubrió el pastel, Tipton había hackeado el sistema de loterías con un programa denominado QVRNG.dll (Quantum Vision Random Number Generator) y fue condenado a 25 años de prisión y a devolver 2,2 millones de dólares. Un triste final para un hombre que tuvo en su poder la fórmula de la Coca-Cola pero que acabó rompiendo el saco de la avaricia.

Comparte esta noticia

¿Interesante?Compártela con tus amigos

Ponle nota, valora esta noticia

3 Votos

Tu valoración

Comentarios


No hay comentarios para mostrar