Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias, analizando los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Configuración y más información en nuestra política de cookies

¿Deseas recibir notificaciones?

No te pierdas ningún resultado ni noticias de tus juegos favoritos.


Hacienda se queda con un millón que no tenía dueño

La lluvia de millones del pasado 27 de febrero tuvo un buen puñado de agraciados, pero hubo una persona que no ha reclamado el premio tres meses después.


Foto del autor @danielmv,

Una de las empleadas del bar Jema exhibe un premio que ha ido a manos de Hacienda. Foto: Diario de Burgos.
Una de las empleadas del bar Jema exhibe un premio que ha ido a manos de Hacienda. Foto: Diario de Burgos.

Antes de comenzar la noticia espero que ninguno de los que leerán estas líneas sea la persona que hace unas pocas horas perdió un millón de euros que posiblemente guardaba en el bolsillo de su pantalón. Así es, parece difícil de creer pero hay gente que compra lotería, no la comprueba y el crudo destino quiere que se convierta en millonario sin saberlo y, sobre todo, sin llegar a tocar ni un solo euro.

Es lo que ha pasado en un bar de Miranda de Ebro (Burgos), en el que tocó uno de los siete millones de euros que se repartieron el 27 de febrero con motivo del sorteo especial de Euromillones, que repartía nada menos que 25 premios de un millón por toda Europa y 7 en nuestro país.

Desde aquel día la dueña del bar exhibía con orgullo la cartulina que anunciaba "Lluvia de millones vendido aquí", pero el agraciado nunca llegó a aparecer a cobrar el premio. Buscaron y buscaron los clientes habituales pero nada se sabe del misterioso no agraciado desde hace unas pocas ahoras.

Ya que ahora, tres meses después del sorteo y sin tener ninguna pista del dueño del boleto, el jugoso premio ha caído en manos de Hacienda, según ha anunciado la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE). Ahora tan solo esperamos como anunciábamos al principio que alguna lavadora de la geografía española hiciera su trabajo y que al menos el anónimo ex millonario nunca descubra su enorme descuido.

Comentarios