Euromillones

Los gestos más solidarios de aquellos que decidieron compartir su fortuna

Ganar la lotería no siempre significa perder la cabeza, y un buen ejemplo de ello es el de estas historias.


Foto del autor @danielmv,

La mayoría de los que jugamos la lotería soñamos con lo que sucedería si ganáramos el premio gordo. Desde pagar la hipoteca, vacaciones de lujo o llenar nuestro armario de ropa. Hay muchas maneras de gastar el dinero. Pero, ¿cuál sería la diversión de tener todo ese dinero sin nadie con quien compartirlo?

Esta es la lección que nos han enseñado algunos de los ganadores de la lotería en el Reino Unido, que han contado cómo fue su experiencia de ganar un gran bote y cómo compartieron parte de su ganancia en ayudar a gente que realmente lo necesitaba.

Frances y Patrick Connolly, salvaron la casa de su hermana: los ganadores de EuroMillones, Frances y Patrick Connolly, salvaron la casa de su hermana después de ganar la asombrosa suma de 115 millones de libras el día de año nuevo. La hermana de la señora Connolly, Sharon Bordessa, había puesto a la venta su casa en 2017 cuando se mudó a la casa de su madre para cuidarla. Pero los Connollys intervinieron apenas unas semanas antes de la finalización de la venta, lo que le permitió mantener la vivienda.

Angela Maxwell, lo devolvió a la comunidad: cuando Angela Maxwell ganó 53 millones de libras no dejó que su victoria la cambiara. Tras anunciar junto a su esposo su gran su gran victoria, ella mostró su intención de seguir trabajando para la comunidad. Apenas una semana después de convertirse en millonaria, Angela regresó al centro comunitario y realizó un turno de trabajo voluntario de cinco horas para ayudar a preparar el almuerzo de los jubilados.

Peter Congdon, donado a la caridad: las vidas de Peter Congdon y su familia cambiaron para siempre cuando recaudó 13,5 millones de libras, pero se mantuvo firme y donó un millón a la caridad.

d85d93248cc878de6a2faa7053c885c239beb113

Margaret Loughrey, ayuda a los desempleados: la ganadora de la lotería, Margaret Loughrey, regaló 26 millones de su fortuna a la gente de su ciudad. La mujer de Irlanda del Norte, que ganó el premio mayor de EuroMillones, trabajaba hasta entonces ganando 58 libras por semana. Tras convertirse en millonaria ha estado entregando dinero para ayudar a las personas necesitadas. "Sé lo que es no tener nada. Por eso lo estoy regalando, no puedo perder lo que nunca tuve", reconoció.

Nigel y Sharon Mather, donaron al hospicio que cuidaba a su sobrina: Nigel y Sharon Mather ganaron 12.4 millones. Pero la felicidad no era completa, ya que una de sus sobrinas había fallecido poco antes a causa de un cáncer. Mientras ella todavía estaba luchando contra la enfermedad, la pareja prometió ayudar al hospital en la medida de sus posibilidades. Tras ganar la lotería en 2010, cumplieron su promesa con una generosa donación que ha ayudado a proporcionar una nueva sala de música para niños con enfermedades terminales.

Comparte esta noticia

¿Interesante?Compártela con tus amigos

Ponle nota, valora esta noticia

2 Votos

Tu valoración

Comentarios


No hay comentarios para mostrar