Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias y hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Config y más info: política de cookies

Lotería de Navidad

¡JUGAR!

El Gordo soñado que se quedó sin su ‘dueño’

El número premiado en el sorteo de Navidad del año 1949 fue el 55.666, una combinación con la que un malagueño soñó días antes… pero que no pudo comprar.


Foto del autor @danielmv,
Portada del diario ABC del 22 de diciembre de 1949.
Portada del diario ABC del 22 de diciembre de 1949.

Esta es de esas historias difíciles de creer. Para ello tenemos que remontarnos al año 1949. Concretamente al 22 de diciembre, día en el que se celebró el Sorteo Extraordinario de Navidad. El protagonista es un malagueño anónimo, cuyo nombre nunca salió a la luz, pero cuya suerte cambió aquel día… para mal.

Y es que este buen señor se levantó días antes de su cama con un pálpito, con un sueño… El Gordo de aquel año sería el 55.666. ¿A quién no le ha pasado alguna vez? Sería la historia perfecta si se hiciera realidad, casi de película.

La convicción de este malagueño era tan grande que no dudó en coger su coche rumbo a Madrid, a la Asociación Benéfica del Cuerpo de Correos, que fue quien adquirió íntegramente este curioso número.

Lamentablemente, la asociación repartió todas las participaciones a las localidades de Toro y Benavente (Zamora), Alagón (Zaragoza) y Dos Caminos (Bilbao). ¡Vaya mala suerte! Pero, no tocaría, ¿verdad?

Pues sí. Aquel 22 de diciembre el destino quiso que la bolita agraciada con el premio Gordo (15 millones de pesetas) fuera ni más ni menos que el 55.666. Una triste coincidencia que seguramente dejaría a nuestro anónimo protagonista al borde del infarto, ya que ni siquiera pudo llevarse el reintegro.

Comparte esta noticia

¿Interesante?Compártela con tus amigos

Ponle nota, valora esta noticia

1 Votos

Tu valoración

Comentarios


000ba8b4 avatar
00

...cuando está para ti, definitivamente no existen los contratiempos. Yo tuve una vivencia parecida, el teléfono de mi hijo quien vive en Australia, terminaba en "666" (que casualidad, nuevamente los seis) así que fui a una administración de loterías en Leganès - Madrid a buscar un número que tuviera esa terminación o el resultado de la suma que diera los "666" que quería; estando dentro de la Administración, haciendo la cola, recibí una llamada la cual atendí saliendo fuera del local; cuando me disponía a volver, llamó mi jefe y me dijo: "urgente, estás aquí echando hostias" y atendí el llamado, con la seguridad de que volvería luego y lo compraría. Volví a los dos días y el número ya no se exhibía, pregunte por ese número y efectivamente, todos los décimos habían sido vendidos. Llegó el sorteo en el año 2013 y efectivamente, el número salió y a mí no me tocó ¡nada de nada! al menos dos billetes con ese terminal y punto, no estaba para mí, y ese caso, tampoco, solo lo te queda la resignación.